7 comidas de las más extrañas del mundo

El amor por la comida no siempre entra por los ojos. Existen tantos gustos como colores en el mundo y la gastronomía no escapa de esta realidad.  Si bien, el continente latinoamericano y en especial la cocina venezolana es rica en sabores y tradición, más allá de nuestras fronteras es posible hallar un amplio menú que rebase incluso nuestra imaginación.

Un rico envuelto: Contrario al huevo bien cocido que desde chicos conocemos, un balut  o “envuelto”, es considerado una delicia en Asia y en especial por su alto contenido proteínico en las Filipinas, en China, en Camboya, y en Vietnam. Este plato, no es más que un huevo de pato o gallina ya fertilizado con su embrión dentro que se cuece al igual que un huevo cocido.

Se tiene la creencia popular de que este plato es un afrodisiaco y es considerado además como un tónico, se suele vender en muchos países en puestos callejeros. Se suele servir acompañado de una bebida alcohólica como una cerveza.

Ostras de tierra: En ciertas partes de los Estados Unidos donde el ganado abunda, se tomaron muy en serio lo de “carne tierna”, y apostaron por un plato de Ostras de las montañas roscallosas: aunque nada tenga que ver, se trata de uno de los platos más suculentos y es elaborado a partir de testículos de búfalo fritos.  También llamadas criadillas, son muy conocidas y degustadas. Los testículos son pelados, hervidos, marinados y fritos y después servidos generalmente con una salsa de coctel.

Comida De – Mente: Antes del síndrome de la vaca loca,  un sándwich hecho de cerebro de ternera delgadamente rebanado sobre pan blanco era causaba sensación en los menús de St. Louis, Missouri,  Estados Unidos. El sándwich todavía se encuentra disponible en algunas partes de Estados unidos. En algunos países de habla hispana se los puede encontrar en tacos y burritos. Los sesos tienen una buena textura y poco sabor por si solos, así que las salsas picantes definitivamente ayudan.

Tem – piés: En Camboya, La tarántula frita es uno de los tentempiés favoritos. Lo que en apariencia se ve como una peculiar pasta, es en realidad arácnidos fritos enteros o incluso hay quienes los  ordenan sin las patas.

Rastreros: “Witchetty grub” o comida d brujas, son en Australia uno de los platos típicos por excelencia: se trata de larvas de polilla que viven entre las raíces del arbusto “Witchetty Bush”. Aparentemente, su sabor es muy similar a huevos revueltos.

Quesos: En la región italiana de Cerdeña, no les bastó con fermentar la leche hasta volverla queso, sino que llevaron este a otro nivel.  Hecho con leche de oveja, el queso Casu Marzu de Cerdeña se deja para que fermente y se descomponga, hasta que se llene de larvas de mosca y gusanos transparentes.

Café de dioses: En Indonesia, se prepara una de las delicatesen más costosas del mundo: el café de heces de civeta, que aunque no suene o luzca tan tentador, aseguran tiene un sabor muy agradable al paladar. Es elaborado con excremento de civeta, un animal parecido al gato,  que consume los granos y los digiere aportándole un gusto muy peculiar.

 

Sé el primero en comentar sobre "7 comidas de las más extrañas del mundo"

Hacer un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*