Amor y sexo: Amarse y ser pareja

Aunque el amor y el sexo son dos impulsos que forman parte de las emociones, suelen ser distintos, y es por ende que en ocasiones no se logran diferenciar con exactitud porque existen diversas visiones sobre estos y sus derivados. Sin embargo varios expertos resuelven el asunto de forma sencilla y clara -como debe ser-.

En una investigación hecha hace algunos años por expertos antropólogos, psicólogos, neurólogos y hasta radiólogos estadounidenses, se descubrió que en el cerebro humano hay cuatro pequeñas áreas que forman el circuito del amor, por lo que logra identificar de diferentes formas los comportamientos de lujuria, atracción, apego y enamoramiento.

Los investigadores del Albert Einstein College of Medicine de Nueva York estudiaron los cerebros de personas que llevan 20 años de casadas y siguen tomándose de la mano y comportándose como si acabaran de conocerse y vaya sorpresa: se iluminaron las cuatro áreas del cerebro, cosa que no pasa en la atracción o en la lujuria.

Fue así como se concluyó que la lujuria es producto de la testosterona, que es la causante del impulso inicial que lleva al ser humano a buscar pareja.

Que la atracción se le atribuye en parte a los bajos niveles de serotonina y a la dopamina, neurotransmisores cerebrales que se relacionan con la sensación de bienestar, de seguridad, comodidad y paz.

Y que la unión o el apego es el sentimiento más duradero, mucho más que la lujuria o el enamoramiento, aunque este también responde a reacciones químicas del cerebro y es como una adicción a una droga.

Además del evidente contraste científico, el enamoramiento y la obsesión difieren también en sus responsabilidades.

La Real Academia Española ofrece al menos diez significados del amor, en los que se destacan palabras como sentimiento, energía, entrega, suavidad y unión sexual. Mientras que de lujuria sólo da dos: vicio y exceso.

Cuando hay amor hay compromiso, respeto, deseo desinteresado, afecto, respaldo y se puede experimentar lujuria. Pero la lujuria por si sola es simplemente algo físico, genital y satisfactorio.

Ya queda de cada quien, lograr conocer sus emociones, complementarse, acoplarse y sentir lo que es el verdadero amor, para ser realmente feliz.

Fuente de la imagen: www.publicdomainpictures.net

Sé el primero en comentar sobre "Amor y sexo: Amarse y ser pareja"

Hacer un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*