Descubrimientos épicos accidentales

Gran cantidad de objetos valiosos, obras de arte, joyas, memorias de miles de años han sido encontrados por accidente a lo largo de la historia, en este artículo traemos una pequeña lista de obras que fueron encontradas en lugares inusuales de forma inesperada, vamos a verlas:

Por un campesino:

En 1820, un campesino griego llamado Yorgos estaba cavando en su campo en la isla de Milos cuando desenterró varios bloques tallados de piedra. Se hundió más y encontró cuatro estatuas – tres figuras de Hermes y uno de Afrodita, la diosa del amor. Tres semanas más tarde, la expedición arqueológica Choiseul llegó por barco, compró la Afrodita, y se la llevó a Francia. Luis XVIII le dio el nombre de Venus de Milo y la presentó al Louvre donde se convirtió en una de las obras de arte más famosas de la historia.

Por electricistas:

El 21 de febrero de 1978, los electricistas estaban poniendo unas líneas en una esquina concurrida calle de la ciudad de México, cuando descubrieron una piedra de 20 toneladas bajo relieve de la Diosa Azteca de la Noche, Coyolxauqui. Se cree que fue esculpida en el siglo XV y enterrada antes de la destrucción de la civilización azteca por los conquistadores españoles en 1521. La piedra fue movida a unos 200 metros del lugar en el Museo del Templo Mayor.

En un agujero:

En 1978 más de 500 películas que datan desde 1903 hasta 1929 fueron extraídos de un agujero en el suelo de Dawson City, Yukon. En circunstancias normales, las películas de nitrato de 35 mm hubieran perecido, pero el permafrost se encontró preservado perfectamente.

Debajo de la cama:

Joanne Pérez, viuda del artista del vodevil Pepito el Payaso, limpió el área de su cama y descubrió la única copia existente de la prueba piloto de la serie de televisión I Love Lucy. Pepito había entrenado a Lucille Ball y la tuvo como estrella invitada al piloto. Ball y su marido, Desi Arnaz, se lo había dado a Pepito como regalo en 1951 y había permanecido debajo de la cama durante treinta años.

En la pared de su propia casa:

Una pareja de mediana edad en un suburbio de Milwaukee, Wisconsin, pidió a un inspector de arte apreciar una pintura en su casa. Mientras estaba allí, examinó otra pintura que la pareja había pensado que era una reproducción de una obra de Van Gogh. Resultó ser un original 1886. El 10 de marzo de 1991, la pintura: Naturaleza muerta con Flores se vendió en una subasta por 1,4 millones de dólares (EE.UU.).

Existen muchas más historias como estas, que tal que en nuestras casas pareciera sin saberlo una obra valorada en millones de dólares o un descubrimiento histórico importante, solo hay que imaginar un poco…

Fuente de la imagen: www.commons.wikimedia.org

Sé el primero en comentar sobre "Descubrimientos épicos accidentales"

Hacer un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*