El Stress: La enfermedad del siglo XXI

El mejor pretexto para evadir responsabilidades o para olvidar por un momento la dieta, un tema de conversación recurrente, la causa de olvido más común, el mayor causante de insomnio de todos los tiempos, en definitiva: el estrés o stress, una enfermedad que no conoce de sexo, edad o estrato social.

Llegó para quedarse, su ascenso parece ser indetenible, se propaga rápidamente, salta de persona a persona, y parece inevitable ser alcanzado por esta epidemia del hombre y la mujer nueva.

Lo que antes parecía solo un estado anímico de moda, es hoy en día tratado como una pandemia mundial, desencadenante de enfermedades crónicas. Definido como un sentimiento de tensión física o emocional, en respuesta a desafíos o situaciones complejas, el estrés proviene del griego “stringere”, que significa “apretar”; de allí que se asocie a sensaciones de rigidez y nerviosismo.

Cada día, los profesionales de la ciencia, han ido reconociendo y profundizando en el estudio del estrés como enfermedad, promoviendo una alerta mundial para su prevención y tratamiento, ante las graves consecuencias que han sido detectadas en pacientes de patologías más severas como el cáncer y la diabetes.

Uno de los aspectos más alarmantes del estrés, es que ataca por igual a hombres, mujeres, niños, adolescentes, personas de la tercera edad, amas de casa, obreros, profesionales, estudiantes, etcétera.

Si bien los expertos recomiendan una dosis de adrenalina para impulsarnos a la meta, el exceso de sobre exigencia propia o externa, atenta contra la salud, y a mediano o largo plazo puede acarrear terribles consecuencias.

Es necesario estar atentos a señales como: agotamiento físico, perdida de la concentración, falta de memoria, cefaleas o migrañas, nauseas, insomnio, depresión, ansiedad, ingesta a deshoras y en abundancia de alimentos o falta de apetito, pérdida de cabello, sudoración excesiva, contractura muscular, entre otros.

Si reconoce algunos de estos síntomas, es recomendable la visita al médico de confianza para asesorarse mejor y controlar los niveles de estrés con suficiente antelación.

Por su parte, le dejamos ciertas sugerencias que le permitirán elevar su calidad de vida y superar con éxito todos los retos sin dejar que la tensión y el estrés saboteen sus planes.

1.- Realice una actividad física: No es necesario que entrene como un atleta, basta con dedicarle al menos 45 minutos, 3 veces por semana a su cuerpo, durante una caminata relajante, una clase de baile, yoga o natación.

2.- Acostumbre a planificar su agenda: No se deje abrumar por los quehaceres, compromisos sociales, deudas y demás ocupaciones: Tómese unos minutos para organizar su semana, tome nota de todos los pendientes y otórgueles prioridad a los que así lo ameriten. Ahora, intente organizar su semana con tiempos y metas reales y apéguese a ello.

3.- Escape de la rutina: No permita que su horario y compromisos le hagan una mala jugada. Siempre queda tiempo para regalarse una salida para tomar un café con ese amigo que hace mucho no ve, visitar un spa o una peluquería, leer un buen libro, o simplemente tomar un baño espumoso con música y a media luz. Regálese un buen momento, se lo merece y su cuerpo sabrá agradecérselo.

4.- Coma sanamente: Llevar una dieta balanceada escapa muchas veces de las manos de quienes viven en constante lucha contra el reloj. La comida chatarra o los snacks procesados, así como las bebidas estimulantes como el café pasan a ocupar la mesa, (casi siempre del escritorio). Esto que no solo es perjudicial para la salud, sino además para el bolsillo, también puede resolverse planificando con antelación las comidas y meriendas, sustituyendo los alimentos procesados o enlatados por otros más fáciles y saludables como ensaladas, mientras que las meriendas pueden ser remplazadas por frutos secos y el café por te verde o aguas saborizadas, que además de aportar energía, mantendrán bien hidratado al cuerpo.

Sé el primero en comentar sobre "El Stress: La enfermedad del siglo XXI"

Hacer un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*