Emprender en Venezuela, si es posible

En el país de lo posible, hay un hito que cada día se está revelando con mayor fuerza. Es el vertiginoso despertar de la generación “echá pa adelante”, un concepto nacido y comprendido en toda su amplitud, solo en la tierra de gracia, la misma que parió al Libertador, un hombre a caballo que en su afán por triunfar, liberó 5 naciones.

En un país petrolero, en el que sus habitantes se acostumbraron a comprar todo hecho, importar en gran volumen a vivir en la bonanza, un poco de caos, no vino nada mal. Ante la crisis, que por estos días se ha vuelto casi normal, la población tanto activa como desempleada, ha puesto en marcha planes de negocios, algunos improvisados otros, ajustados  a su presupuesto o como diría cualquiera “haciendo magia”, para emprender.

Y es que, emprender no es sinónimo de sacrificio o más trabajo. De hecho hay muchas personas exitosas, que deciden abandonar sus empleos fijos ante la insuficiencia de ingresos comparado con el elevado costo de la vida, para dedicarse a eso que tanto les apasiona, obteniendo grandes ganancias.

Hay muchos que como complemento al salario, el ingreso extra les permite ahorrar o cubrir los gastos más allá de los básicos.

No existe momento justo, porque las oportunidades se las crea uno mismo: no es navidad ni vacaciones las fechas más o menos convenientes para iniciar un negocio. Tampoco límites de edad. Si bien es cierto que todo emprendimiento requiere de un estudio de mercado, análisis de la competencia, posicionamiento, público meta, etcétera, no menos cierto es que en cuestión de bienes y servicios, los venezolanos siempre están a la búsqueda y prestos a invertir.

Así que es momento de dejar de lados las excusas, y tomar acción en el que quizás sea su próximo camino al éxito y la prosperidad:

Analiza tus capacidades, tus hobbies, todas las personas nacen con una destreza para algo: cocinar, coser, escribir, cuidar niños o ancianos, bailar. Determina con qué te sientes más a gusto, por cual oficio te reconocen, qué te pide la gente e intenta armar un plan desde allí.

Cualquier persona cuenta con un dispositivo móvil, pc o incluso ambos con conexión a internet. El comercio electrónico o las ventas por internet, han desbordado la web, y siempre queda espacio para más. Si lo tuyo es el comercio, la compra y venta, tienes debilidad por algo en especial: la tecnología,  la belleza, el arte, esto quizás te sirva para escrudiñar en el mercado y comprar como mayorista y vender sin moverte de tu casa o trabajo.

Si te dedicas a alguna disciplina artística o deportiva, el mejor servicio eres tú mismo. Con la moda de las redes sociales, es sencillo crearse un brandig o marca personal y darte a conocer como asesor o instructor en prácticas como coach o motivador, maquillador, entrenador físico,  entre otros.

Sé el primero en comentar sobre "Emprender en Venezuela, si es posible"

Hacer un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*