Historias raras pero muy reales

Se presentan una serie de historias realmente extrañas, aunque parezcan de ficción algunas de ellas, se ha investigado en la red la veracidad de las mismas, se comienza así:

Las abejas acuden al funeral

Margaret Bell, mantuvo colmenas de abejas en Leintwardine, a unos 7 kilómetros de su casa en Ludlow, Shropshire (Inglaterra), murió en junio de 1994. Poco después de su funeral, los asistentes se sorprendieron al ver a cientos de abejas en la esquina de la calle frente a la casa donde había vivido durante 26 años. Las abejas se quedaron durante una hora antes de que empezara la ceremonia.

El coche con las luces parpadeantes

El 11 de diciembre de 2002, dos conductores llamaron a la policía para reportar ver un coche desviarse de una carretera nacional con las luces encendidas. Una búsqueda exhaustiva descubrió un coche oculto en la maleza y el conductor muerto hace mucho tiempo. Resultó que el accidente había ocurrido cinco meses antes y el conductor, Christopher Chandler, había sido reportado como desaparecido por su hermano.

Historias paralelas

Laura Buxton lanzó un globo de helio durante las celebraciones por el aniversario de bodas de abuelos en Blurton, Staffordshire, en junio de 2001. Junto al globo puso su nombre y su dirección para el que lo encuentre le escriba. Diez días más tarde recibió una respuesta. El globo había sido encontrado por otra Laura Buxton en Pewsey, Wiltshire, a 140 kilómetros de distancia, por casualidad o causalidad también tenían hijos, los dos eran mayores de 10 años y también tenían perros, ambos tenían tres años de edad, labradores negros, un conejillo de indias, y un conejo.
Milagros de tormenta
Una niña china de nueve años estaba jugando en Songjian cerca de Shanghai, en julio de 1992 cuando fue arrastrada por un torbellino y fue parar ilesa en copa de un árbol a casi dos kilómetros de distancia.
Otro caso ocurrió según un informe de mayo de 1986, un viento monstruoso levantó a 13 niños en el oasis de Hami en el oeste de China y los depositó sano y salvo en las dunas de arena y matorrales a 12 kilómetros de distancia.

La extraña mujer que presenciaba el asesinato de JFK

Durante el análisis de la filmación del asesinato de John F. Kennedy en 1963, se observó una mujer misteriosa. Llevaba un abrigo marrón y una bufanda en la cabeza. La mujer parecía estar sosteniendo algo frente a su cara, se cree que una cámara. Ella aparece en muchas fotos de la escena. Incluso después de los disparos cuando la mayoría de la gente había huido de la zona. El FBI pidió públicamente que la mujer se presentara y entregará las imágenes, pero nunca lo hizo. En 1970 una mujer llamada Beverly Oliver se acercó y dijo ser la mujer, aunque su historia contiene muchas inconsistencias.

 El buque que se perdió en costas españolas

El buque María Celeste se puso en marcha en Nueva Escocia en 1860. Su nombre original fue “Amazonas”. En los próximos 10 años estuvo involucrado en varios accidentes en el mar. Eventualmente, aparecía en una subasta de salvamento de Nueva York, donde fue adquirido por 3.000 dólares. Después de extensas reparaciones fue puesto bajo matrícula americana y se le dio el nombre de “María Celeste”.
El nuevo capitán era Benjamín Briggs, de 37 años, un maestro con tres cargos anteriores. El 7 de noviembre de 1872 el barco partió de Nueva York con el capitán Briggs, su esposa, hija y una tripulación de ocho personas. El barco estaba cargado con 1700 barriles de alcohol crudo estadounidense con destino a Génova, Italia. El capitán, su familia y el equipo nunca se volvieron a ver. El barco fue encontrado flotando en medio del Estrecho de Gibraltar. No había signos de lucha a bordo y todos los documentos excepto los del capitán habían desaparecido. Un año después se informó que dos botes se acercaban a tierra en España, uno con un cuerpo y una bandera americana, el otro con cinco cuerpos. Se ha alegado que estos podrían haber sido los restos de la tripulación. Sin embargo, los cuerpos nunca fueron identificados.

Fuente de la imagen: www.commons.wikimedia.org

Sé el primero en comentar sobre "Historias raras pero muy reales"

Hacer un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*