RETOS LABORALES PARA RECIÉN GRADUADOS

Para nadie es un secreto que ingresar al campo laboral no es fácil, más cuando se busca un cargo profesional cuya competencia se ha intensificado en los últimos años y se está en una situación en la que se está buscando el primer empleo.

Lo primero que debes mentalizarte es que al finalizar la universidad las empresas no estarán peleándose por contratarte ni te ofrecerán salarios de varias cifras porque les prestes tus servicios: ¡bájate de esa nube!

Los primeros retos laborales a los que te enfrentarás como recién graduado pueden llegar a ser algo desalentadores, pero tranquilos: no te desesperes ni desilusiones. Recuerda que si las cosas fueran sencillas todas seríamos parte de la directiva de trasnacionales a los 20 años.

La realidad es muy diferente y el camino a recorrer puede ser un poco empinado. La falta de oportunidades laborales suele ser el primer golpe contra la pared: todos los años se gradúan miles de estudiantes, de las diferentes casas de estudio, que sobrepasan la demanda de empleos en el mercado.

Si eres alguno de los afortunados que sobrevive a los largos procesos de selección de personal, es probable que te enfrentes a otra dificultad y más aún en los tiempos en los que vivimos: salarios bajos. Y llegarás al punto de cuestionarte para qué invertiste tantos años en sacar una profesión.

También es importante tener en cuenta que el ser un profesional es mucho más que obtener un título universitario u otra titulación, ya que los conocimientos académicos no lo es todo a la hora de rendir y afrontar las responsabilidades que se tendrán en una empresa de la vida real; por lo que muchas veces las empresas buscan también experiencia comprobable para elegir un trabajador, lo que hará que hayan siempre perfiles más calificados que opten al cargo.

No queremos meterte mido o asustarte a estas altura, solo queremos asegurarnos de que estés preparado para afrontar el reto y tengas en cuenta que la capacitación constante y tener buenas referencias son fundamentales, ya que son características que las empresas toman en cuenta cada vez más.

Otro detalle que también se toma en cuenta y que está subiendo de rango en los aspectos a tener en cuenta son las redes sociales. Ya tienes que dejar el uso de redes sociales que haces mientras estudias que son de un joven que le gusta la rumba, tiene fotografías con amigos y todo es alegría, fiesta y rumba. Un perfil de un profesional es algo más elaborado y más cudiadoso que muestra quien es cada persona de la forma más clara, por eso hay que hacer algunos ajustes y crear perfiles también en redes como LinkedIn por ejemplo.

¿Qué hacer entonces para no ser parte de la población desempleada?

Lo primero que se debe realizar es especializarse lo más posible en el área específica en la que se es profesional. Hacer cursos, asistir a talleres, trata de obtener cualquier certificado de peso para el CV. Es importante también tratar de aprender otro idioma que te pueda abrir las puertas a otros trabajos de mayor rango. Hoy en día existen múltiples cursos gratuitos que se consiguen en línea y que dan certificaciones que pueden ser también aprovechados.

Segundo, lleva a cabo una pasantía que te permita ganar experiencia en tu profesión y crear tu propia networking. La primera pasantía de grado o práctica profesional se debe elegir la mejor opción de empresa o institución que te permita desarrollarte de mejor manera, adquirir buenos conocimientos y experiencias así como hacer suficientes contactos para el mundo laboral.

Pueden haber más recomendaciones, pero por ahora lo dejamos hasta aquí, con estos consejos seguramente le será más fácil comenzar a tener éxito en el campo laboral.

Fuente de la imagen: www.pixabay.com

Sé el primero en comentar sobre "RETOS LABORALES PARA RECIÉN GRADUADOS"

Hacer un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*