Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/1/d470552016/htdocs/clickandbuilds/LaVozdelSur/wp-includes/post-template.php on line 284

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/1/d470552016/htdocs/clickandbuilds/LaVozdelSur/wp-includes/post-template.php on line 284

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/1/d470552016/htdocs/clickandbuilds/LaVozdelSur/wp-includes/post-template.php on line 284

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/1/d470552016/htdocs/clickandbuilds/LaVozdelSur/wp-includes/post-template.php on line 284

Venezuela: pobreza y marginalidad

El cuadro es pavoroso, crece la pobreza y la marginalidad en todos los rincones de Venezuela, y Monagas no es la excepción, el hambre se multiplica por doquier, niños, adultos y ancianos, no importa el sexo, deambulan desorientados por las calles y avenidas, en busca desesperada de comida, ¡ no hay, no hay ! es la respuesta dura, fría y rutinaria, del dependiente, del comerciante malhumorado, ubicado tras el mostrador o tras la caja registradora, a quién no le importa tu hambre, ni tu necesidad, porque supone que, ese es tu problema, es tuyo y punto, ¿cómo explicarle, que tenemos hambre, que tenemos hijos, que tenemos familia?, si en todo caso dirá: ese es tu problema, lo tuyo no me interesa.

Leemos los registros de la prensa nacional y local, e interpretamos los datos, las cifras y los guarismos que confirman nuestra percepción, porque hay hambre en Venezuela, hay hambre en Monagas, el asunto, reviste rasgos alarmantes, y trágicos, no parece importarle mucho al gobierno central, ni mucho menos al regional, como no sea para desviar los cargamentos a destinos desconocidos, pero no imaginarios, que corresponden a los CLAPs (Comités Locales de Abastecimiento y Producción) esos comodines cuasiestructurados que forman parte del léxico oficialista, que sirven para burlar y emboscar las angustias y necesidades de los ciudadanos comunes, o sea del pueblo mismo, que muere en sus casas, en las calles y en las camas corroídas de los hospitales de este país, otrora poderoso y opulento, en aquellos días de la llamada Cuarta República, hoy destruida por una banda de aventureros formados en los cuarteles, durante 40 años, donde esperaron pacientemente la hora, y llegada la misma, desmantelaron los cerrojos institucionales del tesoro público, y liquidaron la economía confiscando y expropiando cuánta empresa productiva encontraron a su paso, y por ese medio acabaron con el aparato productivo nacional, mediante inspecciones, decomisos, ocupaciones e intervenciones temporales, en resumen, aquella obra destructiva dirigida por la “manu militari”, la misma que recibió las órdenes de Chávez, mandato claro de por medio: Venezuela es de ustedes, tómenla, y hagan que sus ciudadanos, transmutados en esclavos, obedezcan sin replicar, lo hicieron a mansalva, como en la guerra federal, pero esta vez, en el S.XXI, tras aquella orden inhumana, consumaron el Plan de la Patria, el plan de la destrucción nacional, y por estos días, con la nación despedazada, buscan culpables, buscan chivos expiatorios, al mayor y al detal, lo importante es escurrir el bulto, responsabilizar a otros, echar la culpa a la burguesía apátrida y parasitaria, pero jamás acusar a la burguesía roja, a la boliburguesía, esa en cambio, es productiva y patriótica, amasando capitales, y lapidando dignidades.

Más recientemente, el Jefe del Estado, decide otorgarle poderes plenos, poderes supremos y extraordinarios a la misma clase militar que ha manejado y malversado 100.000 millones de dólares desde el Ministerio de la Alimentación en apenas tres años y medio, por Dios, ¿habremos visto alguna vez, tan descabellado despropósito?, ¿a quién se le ocurre otorgarle mayor poder de administración y disposición al responsable del caos, de la escasez y el desabastecimiento? Cuando se sabe que los verdes han sido los operadores del negocio, ellos han controlado prácticamente la totalidad de la producción y distribución de los alimentos en toda Venezuela?, usted tiene la respuesta, a la vista tiene al responsable político nacional, a su alcance, el mismo que tiene paralizado política y económicamente nuestro país, e indignados a todos sus habitantes.

Hemos visto y descrito, en pocos trazos, un cuadro dantesco, es la pandemia del militarismo vernáculo, extendiéndose dolorosamente por todo la nación, avanzan a paso de vencedores, a lomo de bestias, a la vera de la corrupción, llevan las riendas del caballo de Atila, emulando al bárbaro legendario, vienen por más, vienen por los huesos de la nación, porque de la República adulta, civilizada y democrática que tuvimos en el pasado, no queda nada, esto es lo que hay.

Sé el primero en comentar sobre "Venezuela: pobreza y marginalidad"

Hacer un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*